miércoles, 1 de octubre de 2014

Cinnamon rolls

O lo que es lo mismo, rollitos de canela con glaseado de limón.


Se me fue la mano con la esencia de limón del glaseado, vigilad que no os pase lo mismo que a mi, que los llevé a una excursión para compartir con el grupo de caminantes y todo el mundo me decía: " que saborcito más rico a limón que tienen" porque no se atrevían a confesar que sólo sabían a limón y casi nada a canela.

En mi casa estos cinnamon rolls nos trasladan a nuestros viaje a Islandia, hace 2 veranos. Allí, en una excursión en barco para avistar ballenas los daban con chocolate caliente. Ese día mi hijo pequeño no hacía más que ponerse en la cola para que le dieran más pastas y aprendió a decir en un perfecto inglés "another, please"

Dan un poco de trabajo porque la masa leva dos veces, así que hay que programar con tiempo cuando empezar la receta para que no se nos haga la hora de acostarnos y tener todavía el horno encendido.




domingo, 21 de septiembre de 2014

Tarta semifría de avellanas

Esta tarta la hice hace mucho tiempo, cuando todavía no había creado el blog, y tenía como tarea pendiente repetirla para poderla poner aquí.

Va genial para cuando tienes invitados y te quieres organizar el trabajo, puedes hacerla con antelación, meterla en el congelador y sacarla media hora del postre, aunque para eso te tienes que acordar cuando vas a empezar el segundo plato, cosa que yo no he hecho hoy.

Uno de mis invitados me ha dicho que era la tarta más bonita que había visto nunca. Con esos piropos tendré que invitarle a casa muchas más veces.

Aunque se le ha olvidado decir que seguramente era una de las más ricas que había comido en su vida. 




viernes, 29 de agosto de 2014

Frosting de queso fabuloso

Este frosting tiene muchas cosas buenas: no se usa azúcar glas, es muy espeso y sabe poco a queso. Se trata de una bechamel dulce a la que se le añade queso philadelpia, pero el sabor del queso queda muy disimulado y prevalece cualquier otro que le pongamos.

Lo he copiado de El Rincón de Bea y he adaptado la receta a la thermomix.

Lo he usado para hacer mi tarta de cumpleaños, decorada como el juego Candy Crush que me encanta. Como todo lo relacionado con el juego es de colores rosas, he hecho dos bizcochos, uno de ellos con colorante rosa, los he calado con almíbar, he rellenado con ganache de chocolate y he cubierto del frosting al que le añadí sirope de fresa y colorante rosa.

jueves, 21 de agosto de 2014

Onades de xocolata


En realidad el pastel se llama Ruffle cake pero la semana pasada ya publiqué otra tarta que se llama Ruffle milk pie y he decidido cambiarle el nombre. Debe ser que con tanta playa me ha dado por hacer pasteles en forma de onda. Con las canciones del lápiz de memoria que conecto a mi coche me pasa algo parecido, cuando aparece el título en la pantalla de la radio mis hijos me dicen que esa canción no se llama así, y yo les contesto que como es mi coche le pongo como a mi me parece a la canción.

sábado, 16 de agosto de 2014

Bownie a la mode

Hace más de dos años que tengo el blog ¡ y no había publicado ninguna receta de brownie !

Es un postre infalible si a los comensales les gusta el chocolate.


miércoles, 13 de agosto de 2014

Ruffle milk pie

Pienso que la traducción sería algo así como pastel rizado de leche.

Es una tarta que queda preciosa con poco trabajo, así que quedas como una reina cuando tienes invitados. Se puede hacer exactamente igual pero sin añadirle el cacao, pero en mi casa para triunfar los pasteles tienen que llevar la palabra chocolate en el título.


Sobre todo, me ha gustado del pastel, la textura crujiente de las capas de masa filo que no quedan cubiertas por la crema, y aunque está rico no lo pondré en el top ten de mis pasteles preferidos.

sábado, 9 de agosto de 2014

Tarta de trufa y nata


Esta tarta es una adaptación del blog de canecositas, he hecho algunos cambios porque a mi no me gusta mucho seguir las recetas al pie de la letra.

Es ideal para el verano, porque es una tarta que se sirve fresca, porque no necesita horno y se hace en un momento y porque en mi casa cualquier postre que lleve chocolate siempre triunfa.

Menos mal que el postre ha sido del gusto de mis hijos, ya que después de obligarles a comer un trozo de pastel salado de crepes con pollo y espinacas estábamos a punto de una rebelión.