martes, 1 de agosto de 2017

Tarta helada de queso con crujiente de nuez y avena

Las tartas heladas son ideales para estos días de verano, y su principal ventaja es que las puedes preparar con antelación y guardarlas en el congelador hasta el día que la necesites. En ésta, hay que encender el horno para hacer el crujiente, pero el resto de la preparación sólo consiste en batir y mezclar.

Esta receta la he copiado de Maria Lunarillos y se parece un poco a otra tarta que hace tiempo tengo en el blog, la tarta de nata y praliné de almedras.

He preparado dos versiones del mismo postre, la tarta y los vasitos, que quedan monísimos y son muy fáciles de comer y repartir, sin tener que preocuparnos de cortar y servir.



El crujiente combina a la perfección con el helado de queso y nata, seguro que os gusta.



Para la base

- 120 gr de galletas maría
- 15 gr de azúcar
- 40 gr de mantequilla
- un chorrito de leche

1.- Pulverizar el azúcar y las galletas maría, yo con thermomix.
2.- Añadir la mantequilla fundida, mezclar hasta conseguir una pasta.
3.- Añadir el chorrito de leche para acabar de ligar la pasta y hacerla más consistente.
4.- Cubrir el fondo de un molde desmontable con la pasta de galletas, ayudándonos con una cuchara o una espátula para que quede lo más lisa posible.
5.- Guardar en la nevera mientras preparamos el resto de las capas.

Para el crujiente

- 80 gr de azúcar moreno
- 50 gr de copos de avena
- 90 gr de nueces
- 55 gr de mantequilla a temperatura ambiente


1.- Trocear las nueces con la mano, a trocitos pequeños
2.- Mezclar en un bol todos los ingredientes, cubrir con ellos la base de una bandeja de horno
3.- Hornear a 180º con calor arriba y abajo durante 15 minutos.


4.- Dejar enfriar y desmenuzar con un tenedor.

Para la salsa de caramelo

- 200 gr de azúcar blanquilla
- 140 ml de nata
- 60 gr de mantequilla fundida
- esencia de vainilla o azúcar vainillado


1.- Poner en una sartén el azúcar y dejar que se caramelice.
2.- Cuando ya esté fundida completamente, y sin que llegue a quemarse porque si no amarga, añadir la nata y la mantequilla, con cuidado que no salpique.



3.- Remover constantemente hasta que se integren bien los ingredientes, añadir la vainilla y dejar enfriar.

Para la crema de queso y nata

- 150 gr de queso crema, tipo philadelphia
- 265 gr de leche condensada
- 250 ml de nata para montar
- esencia de vainilla
- 25 gr de azúcar glas

1.- Montamos la nata con el azúcar, yo con kitchenaid, sin que llegue a estar demasiado firme. Reservamos.
2.- Batimos el queso y cuando esté cremoso añadimos la leche condensada, la esencia de vainilla y seguimos batiendo.

3.- A mano, con una espátula, vamos incorporando la nata a la crema de queso, con movimientos envolventes, y con cuidado que no se baje la mezcla.

Montaje

1.- Sobre la base de galletas ponemos la mitad de la crema de queso y nata.


2.- Cubrimos con la mitad del crujiente y regamos con salsa de caramelo toda la superficie


3.- Volvemos a repetir el proceso, preparando otra capa de crema de queso y encima el crujiente restante.
4.- Cubrimos con film y congelamos.


5.- En el momento de servir, la desmoldamos y regamos con salsa de caramelo.




Licencia de Creative Commons
somnisdexocolata by Estela Martínez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported License.

No hay comentarios:

Publicar un comentario